Si sumamos los créditos reestructurados a la morosidad de la banca venezolana el índice se eleva a 1,81%