Venezuela: ¿Sin reservas?

El Gobierno de Nicolás Maduro está en un aprieto: el ente emisor está a las puertas de quedar sin dólares. Un caso para seguir de cerca y tratar de no imitar.

A modo de comparación: a principio de año, Perú reportó un total en reservas internacionales de su banco central de 67.000 millones de dólares.

Argentina, que supo mantener durante mucho tiempo la cifra por encima de los 42.000 millones de dólares tiene en la actualidad alrededor de 35.000 millones de dólares, según lo informaron los funcionarios del Gobierno al anunciar el presupuesto para 2014. De esta cifra, se estima que sólo alrededor de 15.000 millones de dólares los tiene en efectivo.

¿Sabe cuántas reservas líquidas tiene en la actualidad el BCV (Banco Central de Venezuela)? 1.300 millones de dólares, según informaron varios diarios venezolanos, como El Universal, el cual fue replicado por varios portales financieros en Internet. Sin embargo, otros medios de comunicación, además de políticos de la oposición, como María Corina Machado, dicen que ya se encuentran en 900 millones de dólares.

Las reservas totales de la nación, entre oro, bonos y efectivo suman 22 mil 327 millones de dólares y representa una disminución de 25% respecto a 2012.

Viéndolo desde otra perspectiva, ese dinero en efectivo con el que cuenta el ente emisor venezolano representa sólo el 4,4% del que tiene Apple, sin usar, según su último balance trimestral.

Por esta razón es que está analizando planes de emergencia para poder incrementar su liquidez, para a su vez hacer pagos de importaciones y de deuda externa. Una de las alternativas a la que piensa recurrir es entregar los lingotes de oro depositados en el exterior como garantía para obtener un préstamo. Éstos suman un total de 2.600 millones de dólares.

El país sudamericano está atravesando tiempos difíciles en materia económica, los cuales se agravaron cuando Hugo Chávez Frías, quien fuera su presidente durante más de diez años, muriera para que quedara al frente uno de sus funcionarios más allegados: Nicolás Maduro.

El desequilibrio entre importaciones y exportaciones es muy elevado: por una parte la nación tiene que importar muchos bienes de consumo para abastecer a la población. O, si las empresas nacionales desean fabricar tales artículos, deben esperar a que la oficina tributaria, Cadivi, apruebe el cambio de divisas y la entrada de las materias primas del exterior.

Mientras que por el lado de la exportación, los retornos que deja el petróleo disminuyen cada vez más debido a la caída en la producción de barriles y por tener convenios con países a los que vende con un descuento.

Todo esto se da en medio de un desabastecimiento constante en el que se encuentra el país, previo a las próximas elecciones regionales que se llevaran a cabo en el país en diciembre.

Fuente:  Inversor Global

Comentarios Cerrados.